¿Cómo se reúnen los cristianos secretos en Corea del Norte?

Desde el 2002, Corea del Norte ha sido clasificada como el país en el que los cristianos se enfrentan a la persecución más extrema

| 19/09/2021 - 07:00

Los cristianos norcoreanos siguen afrontando una persecución extrema en cada área de su vida pública y privada.

Los cristianos norcoreanos siguen afrontando una persecución extrema en cada área de su vida pública y privada.


Cuando Lee Joo-Chan era joven, sabía que sus padres eran diferentes. Todo el mundo los llamaba "los padres de la comunidad” porque cuidaban de los enfermos, los pobres y los necesitados. Él también recuerda ver a sus papás leyendo un libro secreto durante la noche. Ahora, muchos años después, entiende que esa lectura era parte de su adoración.

"Susurraban algunas palabras, y yo sabía que eran su fuente de sabiduría. También sabía que, si alguna vez le hablaba de esto a alguien más, acabarían con nuestra familia".

Treinta años después, en China, Lee descubriría finalmente la fe secreta de su familia. Ahora, como pastor en Corea del Sur, Lee está increíblemente agradecido por sus valientes padres, que arriesgaron sus vidas para adorar y seguir a Jesús, y contarle a su hijo sobre su fe.

En la actualidad, cientos y miles de cristianos de la iglesia clandestina de Corea del Norte, estimada en 300.000 creyentes, también encuentran formas secretas de adorar a Jesús y seguirlo. De hecho, debido a las dificultades y a la opresión a las que se enfrentan, estos creyentes a menudo buscan a Dios intensamente y arriesgan sus vidas para adorar a Jesús, de forma muy parecida a la iglesia primitiva que dibujaba un ichthus (símbolo de dos arcos cruzados que forman un pez) en el suelo con sus pies como símbolo de su fe y se reunía en secreto en las catacumbas.

En Corea del Norte también hay varios tipos de reuniones clandestinas:

Encuentros casuales 

Un representante de Puertas Abiertas en el país nos informa que los encuentros entre cristianos duran, algunas veces, segundos o minutos: “El encuentro consiste en ir hasta un lugar público, como un parque, observar al cristiano o cristiana que se encuentra allí e intercambiar miradas y oraciones ‘mentalmente’ con ese hermano (a). Esto es todo. Esto es un culto entero para ellos. Algunas veces uno se sienta al lado del otro, comparten oraciones en silencio y cada uno parte de regreso para su casa.  

Reuniones clandestinas en casas

Normalmente, este tipo de iglesia es organizada por una familia que tiene uno o más hijos. La casa de la familia rara vez, o nunca, es ideal para realizar reuniones públicas. Suele tener un solo dormitorio y una pequeña sala de estar. Y, aunque un grupo de personas se pueda amontonar en el pequeño espacio, deben estar atentos para evitar altos ruidos. Normalmente, los vecinos se dan cuenta fácilmente de lo que ocurre, ya que las casas en Corea del Norte están construidas una del lado de la otra y las paredes de las estructuras suelen ser delgadas.

Lo mejor es que estas familias vivan cerca del bosque para poder esconder sus ejemplares de la Biblia, si es que la tienen. Nuestro representante en el país describe cómo es el culto para un creyente local, como le compartió Lee Joo-Chan: "Esperas que sea más de la medianoche. Los dos niños más pequeños están durmiendo. Sales disimuladamente, sacas tu Biblia del lugar secreto, la escondes en un lugar cercano. Cierras las cortinas y, en voz muy baja, le lees a tu esposa y a tu hijo de 16 años, con el cual has compartido el evangelio recientemente. Por supuesto, él no entendió el evangelio al principio, pero le estás enseñando día a día. Has estado orando durante años para que estuviera preparado".

"El culto consiste en leer la Biblia en la oscuridad, orar susurrando con palabras casi inaudibles. Y levantar un cántico de adoración, solo cuando te sientes con un estado de ánimo bastante osado” 

Campos de prisioneros

Aunque parezca algo imposible, los cristianos norcoreanos encuentran formas de rendir culto en los fúnebres campos de prisioneros del país. Allí, un creyente puede estar encerrado con otros 40 prisioneros en un espacio confinado e incómodo. Los pisos de las prisiones suelen ser de madera con muchas grietas que llenan la habitación de un aire helado en invierno y de un calor sofocante en verano. También entran piojos y bichos. Nuestro representante en la región nos dice que: "los cristianos en los campos de trabajo forzado comparten valientemente el evangelio con los demás y oran sabiendo que serán castigados por ello".

En uno de los lugares más oscuros de la tierra, Hea-Woo, superviviente de un campo de prisioneros norcoreano, eligió hacer algo tan radical, y tan peligroso, pero tan propio de Cristo. En la prisión, Dios le dio un corazón para hablar de Jesús a sus compañeros de prisión. Y así, allí mismo, en medio de una prisión inmunda, comenzó una iglesia secreta. Hea Woo recuerda cómo Dios la usó:

"Los versículos de la Biblia que recordaba de memoria daban esperanza a los demás. También veían que el Espíritu actuaba en mí. Ella se destacaba entre los demás presos porque les ayudaba. A veces compartía mi arroz con los enfermos. De vez en cuando, también lavaba su ropa.

Dios me usó para acercar a cinco personas a la fe. Intenté enseñarles lo poco que sabía de Jesús. No tenía acceso a una Biblia en la prisión. Pero los domingos y en fechas cristianas nos reuníamos fuera de la vista de los guardias. Por lo general, era en el baño. Allí celebrábamos un breve servicio. Les enseñaba los versículos de la Biblia y las canciones que conocía. Cantábamos de forma casi inaudible para que nadie nos oyera".

En los tres tipos de reuniones de culto, nuestro representante en el terreno asegura que hay gente que arriesga su vida para distribuir ayuda y apoyo a los creyentes norcoreanos.

"Dios nos ha llamado a hacer este trabajo. Los cristianos norcoreanos son mucho más dedicados que nosotros. En cierto sentido, son espiritualmente mucho más fuertes que nosotros. Hay muchos héroes desconocidos en Corea del Norte que son capaces de soportar torturas".

Oración por los cristianos secretos de Corea del Norte

Padre, venimos a ti ahora, intercediendo por nuestros hermanos y hermanas en Corea del Norte. Te agradecemos por estos adoradores secretos y por su audacia para seguirte en medio de una persecución que pocos pueden imaginar. Te pedimos que los protejas mientras encuentran formas de adorarte y entienden que no están solos. Dales el valor para leer y hablar de las Escrituras y el discernimiento para saber cuándo callar.

Oramos por aquellos que, con solo mirar a alguien saben que siguen a Cristo al igual que ellos. Oramos por estas reuniones secretas en las casas y te pedimos que les des hermosos momentos juntos, que encuentren tanto alegría como consuelo en tu Palabra. Da a los creyentes la capacidad sobrenatural de memorizar tu Palabra y de impartirla.

Señor, oramos ahora con los prisioneros cristianos, para que se encuentren y sean capaces de reunirse discretamente para escuchar tu Palabra, y para que encuentren maneras de ministrar a aquellos prisioneros que no te conocen, atrayendo a sus compañeros de celda hacia Ti. Te pedimos ahora mismo, Padre, que levantes la próxima generación de Hea Woos tanto dentro como fuera de los muros de la prisión.

Finalmente, Señor, te pedimos por la libertad de nuestra familia perseguida en Corea del Norte, para que un día puedan leer Tu Palabra y reunirse libremente para adorar sin miedo.

En el nombre de tu Hijo, te pedimos estas cosas... Amén.


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+55) 11 99629-9010
(+56) 2 2200-0071

Instagram

© 2021 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA