Tendencias de la Persecución

El COVID-19 fue un factor determinante en el aumento de la persecución en el último año

El nuevo factor de la realidad que dominó el mundo en 2020, el coronavirus, también ha afectado a los países de la Lista Mundial de la Persecución (LMP) 2021, ejerciendo una gran influencia en la vida de los cristianos que viven bajo presión en estos países.

La crisis generada por la pandemia del COVID-19 ha aumentado aún más la vulnerabilidad de los cristianos perseguidos.

Cada año, la lista mundial de investigación de persecución nos permite analizar el contexto general experimentado por los cristianos perseguidos. Ve a continuación las tendencias que dieron forma a la LMP 2021.

  1. el COVID-19 aumentó vulnerabilidades sociales, culturales, económicas y estructurales existentes

La pandemia destacó y aumentó las vulnerabilidades sociales, económicas y étnicas existentes en millones de cristianos de todo el mundo. Parece ser un catalizador para las actitudes de opresión y represión, a menudo ocultas, aparecen en actos o expresiones discriminatorias, como la incitación al odio en línea, por ejemplo.

En India, de los más de 100.000 cristianos que recibieron ayuda de socios de Puertas Abiertas, el 80% informó que fueron expulsados de los puntos de distribución de alimentos del gobierno. Algunos transitaron un largo camino y escondieron su identidad cristiana para conseguir comida en otro lugar. Otro 15% recibió ayuda alimentaria, pero reportó discriminación, como la falta de trabajo diario por parte del gobierno, los terratenientes o la industria. Antes de la pandemia, una encuesta gubernamental (2017-2018) encontró que el desempleo es más profundo entre los cristianos que entre otros grupos religiosos, por lo que el rechazo de la ayuda alimentaria dejó a comunidades enteras en una situación de despidos.

En el sur de Kaduna, Nigeria, las familias de varias aldeas dijeron que solo recibieron una sexta parte de los alimentos dados a las familias musulmanas. En Guinea-Bissau, cuando se impuso el estado de emergencia, algunos cristianos dijeron que los vecinos musulmanes "se quejaban" ante el gobierno de ellos; mientras estaba en Guinea, un líder dijo que el cierre de iglesias animaba a los seguidores de las religiones tradicionales africanas a burlarse de ellas y de los pastores.

Del mismo modo, el COVID-19 afectó los medios de vida de los líderes eclesiásticos. Muchos no reciben salarios, pero esperan apoyo financiero de donaciones de sus comunidades. Cuando las actividades de la iglesia pararon, las donaciones cayeron alrededor del 40 %, dijeron los líderes que van de Egipto a América Latina. Esto también afectó la ayuda humanitaria en las propias comunidades, tanto dentro como fuera de las iglesias.

Algunos cristianos, desde zonas que van desde el África subsahariana hasta América Latina, dijeron que la pandemia significó que había menos presión para participar o contribuir a rituales y festivales locales. Al mismo tiempo, sin embargo, la mayoría de los conversos de otras religiones dijeron que el confinamiento en el hogar los atrapó con sus mayores perseguidores. Esta vulnerabilidad doméstica, afectó especialmente a las mujeres y los niños. Para millones de personas, el trabajo, la educación y otros intereses externos proporcionan una tregua contra el escrutinio y el ataque, así como el abuso físico, emocional, verbal y psicológico en el hogar. Entre los Países del Top10 de la Lista Mundial de la Persecución 2021, el número de mujeres que denuncian violencia psicológica aumentó, así como la pérdida de contacto con otros cristianos.

Las denuncias de secuestro, conversión y matrimonio forzado de mujeres y niñas han aumentado. Un caso típico es la de la egipcia cristiana Rania Abdel-Masih, de 39 años, madre de tres hijas, que se ofreció como voluntaria para un conocido proyecto cristiano-musulmán. Después de desaparecer en abril, en el camino para encontrar a su hermana, apareció en videos en línea vinculada a la Hermandad Musulmana usando el hiyab (velo que se cubre la cara, usado por la mayoría de las mujeres musulmanas en Egipto), diciendo que había sido musulmana durante años. Mirando ansiosa, ella estaba hablando claramente bajo presión. Tres meses más tarde, después de la cobertura mediática y la diplomacia de la Iglesia Copta, pudo regresar con su familia, insistiendo en que nunca se había convertido al islam.

  1. La militancia islámica aprovecha las restricciones del COVID-19 para propagarse en áfrica subsahariana

En la región del Sahel, al sur del desierto del Sahara, el extremismo islámico está alimentado por la injusticia y la pobreza. Los yihadistas explotan los fracasos de los gobiernos frágiles; difundiendo propaganda, con reclutamiento y ataques. Algunos grupos se han comprometido a extender la yihad contra los "infieles" porque dicen que debido a ellos “Allah castiga a todos" con la pandemia.

En todo el África subsahariana, la iglesia se enfrentó a niveles de violencia hasta un 30% más altos que el año pasado, a diferencia de otras partes del mundo, donde las restricciones y el toque de queda significaron una caída en la violencia contra los cristianos. Varios cientos de aldeas nigerianas en su mayoría cristianas han sido ocupadas o saqueadas por ganaderos Fulani.

Un funcionario de la ACNUR, Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, dijo que el Sahel Central -Malí, Burkina Faso y Níger, es el epicentro de la crisis de desplazamiento de más rápido crecimiento en el mundo. En Burkina Faso, 1 millón de personas, 1 de cada 20 de la población, han sido desplazadas (y millones más se mueren de hambre) como resultado de la sequía y la violencia. El conflicto impidió que los cristianos de más de 1.000 aldeas votaran en las elecciones de noviembre.

El Observatorio de los Derechos Humanos informó de que, a pesar de los bloqueos del COVID-19, hubo más de 85 ataques contra establecimientos educativos en Burkina Faso, Malí y Níger entre enero y julio de 2020. Como resultado, proliferaron las milicias de autodefensa, incluso con la fragmentación de los grupos yihadistas.

El ISWAP, grupo asociado al Boko Haram, fue responsables de unos 400 incidentes violentos en el Lejano Norte de Camerún, un aumento del 90% con respecto a los 12 meses anteriores; 234 incidentes fueron contra civiles.

En África oriental, Mozambique se enfrenta a la violencia de una rama del Estado Islámico de África Central, popularmente llamado Al-Shabaab, pero diferente del grupo somalí. Este grupo de Mozambique quiere imponer la sharia (conjunto de leyes islámicas) entre las provincias del Norte, ricas en minerales, pero menos desarrolladas que limitan, con Tanzania.

Etiopía (60% cristiano y 34% musulmán) está bajo la presión de grupos étnico-políticos con connotaciones religiosas y vulnerables al islam político, mientras que potencias como Turquía, Arabia Saudita e Irán compiten por la influencia regional en el país.

  1. El COVID-19 legitimó el aumento de la vigilancia y las restricciones de los gobiernos totalitarios y autoritarios

China insiste en que se ha movido para contener COVID-19, pero para sus 976 millones de cristianos, el costo de fuertes restricciones, con la posibilidad de que la vigilancia llegue a sus hogares, el seguimiento de la interacción en línea y fuera de línea e incluso escanear sus rostros en la base de datos de seguridad pública es alto.

De los casi 570 millones de cámaras de seguridad internas de China, millones de personas tienen sistemas avanzados de reconocimiento facial, a menudo vinculados a comisarías de policía y autoridades locales. El país planea construir un Sistema de Crédito Social (SCS), que será capaz de monitorear la actividad antigubernamental percibida en el dominio público y cualquier disensión del credo comunista.

Informes de condados de las provincias de Henan y Jiangxi dicen que estas cámaras están ahora en todos los sitios religiosos aprobados por el Estado. Muchas de estas cámaras de reconocimiento facial se han instalado cerca de cámaras de seguridad estándar, pero se conectan al Departamento de Seguridad Pública, lo que significa que la inteligencia artificial puede conectarse instantáneamente a otras bases de datos gubernamentales.

En febrero, en el apogeo de la epidemia, el Departamento de Asuntos Religiosos de la provincia de Jilin, en el Noreste del país, exigió que los departamentos religiosos de toda la provincia investigaran las iglesias domésticas. Alentadas por el éxito en el control de COVID-19, las autoridades locales quieren vincular las solicitudes de salud para incorporar puntos de crédito social. Como se teme, los créditos sociales ya están, en algunos lugares, vinculados a la religión.

Funcionarios del Partido Comunista en Shanxi, Henan, Jiangxi, Shandong y otras provincias amenazaron con retirar los beneficios de bienestar, incluidas las pensiones, si los cristianos se negaban a reemplazar las imágenes cristianas, como las cruces, por fotos del presidente Xi Jinping.

Las iglesias que recurren a servicios en línea son vulnerables a la vigilancia; incluso las iglesias afiliadas al Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías y el Consejo Cristiano de China se han visto obligado a detener los servicios en línea. "El gobierno monitorea a la gente en todo el país", dijo el director de una iglesia aprobada por el gobierno en la provincia oriental de Shandong.

La "sinización" del cristianismo se amplió y se extendió el 1 de febrero de 2020 por nuevas reglas que rigen la organización de la religión, la selección de líderes y la contratación de empleados. Cada vez más, tanto las iglesias de las Tres Autonomías como las "iglesias domésticas" no registradas experimentan la confiscación de propiedades y materiales cristianos, incluidas las Biblias, así como la incautación, multas y hasta detenciones de líderes religiosos.

En Shandongand, y cada vez más en otros lugares, las iglesias deben mostrar carteles preparados por el gobierno con versículos bíblicos que ilustran los 12 principios: prosperidad, democracia, civilidad, armonía, libertad, igualdad, justicia y el estado de la ley, el patriotismo, la dedicación, la integridad y la amistad.

Esta llamada "rectificación" de la religión dio lugar a un cambio distorsionado de un incidente del Nuevo Testamento, cuando los líderes religiosos arrastraron a una mujer delante de Jesús antes de que tuvieran la intención de apedrearla para adulterio. Los desafió y se fueron. Pero en un libro oficial de ética, Jesús espera que sus acusadores salieran y luego apedrean a su propia esposa, diciendo: "Yo también soy un pecador. Pero si la ley sólo pudiera ser aplicada por hombres sin imperfecciones, la ley estaría muerta".

Empresas chinas como Huawei proporcionan tecnología de vigilancia a 63 países, algunos conocidos por violaciones de derechos humanos y ataques a minorías étnicas y religiosas como Myanmar, Laos, Irán, Arabia Saudita y Venezuela.

  1. Nacionalismo impulsado por la identidad religiosa mayoritaria surgió en países como India y Turquía

India

En medio de una ola de nacionalismo hindú, los cristianos indios son constantemente presionados por la propaganda. El Primer Ministro Narendra Modi, ahora en su segundo mandato, fortaleció el mensaje nacionalista de que "para ser indio, debes ser hindú", lo que en la práctica significa que las multitudes siguen atacando y persiguiendo a cristianos y musulmanes. En la India también se sigue bloqueando el flujo de fondos extranjeros a muchos hospitales, escuelas y organizaciones religiosas de gestión cristiana.

Turquía

En Turquía, el presidente Erdogan también cumplió con las expectativas de sus electores sobre el principal sitio religioso del país. En julio de 2020, Erdogan convenció a un tribunal para convertirlo de nuevo en una mezquita, fortaleciendo el nacionalismo turco. Un mes más tarde, mucho menos publicitada, otra iglesia del Patrimonio Mundial de la UNESCO, se transformó de museo en mezquita.

Turquía también tiene fuertes intereses geoestratégicos en Libia, especialmente en sus reservas marítimas de petróleo y gas, ya que es la clave para la expansión regional basada en las ambiciones de un Resurgimiento del Imperio Otomano. Turquía es conocida por apoyar a las facciones yihadistas locales, así como por traer a más de 4.000 yihadistas sirios a su país.

  1. COVID-19 ayudó a que grupos criminales organizados en Centroamérica y Latinoamérica consolidaran su control

En México, la lucha por contener el coronavirus perjudicó la capacidad de las instituciones nacionales y locales para hacer frente al crimen organizado. Y en cuatro regiones, los grupos de narcotráfico han impuesto su propio toque de queda relacionado con el covid-19. Los obispos católicos, los sacerdotes protestantes y los pastores que los desafían pueden ser extorsionados, emboscados, robados, fusilados e incluso asesinados. Para empeorar las cosas, muchos grupos de narcotráfico han construido capital político y social al llenar la brecha en los servicios gubernamentales de alimentación, educación y empleo.

En Colombia, en varios lugares donde guerrilleros y paramilitares controlan las zonas rurales, los pastores cristianos se vieron obligados a monitorear los puntos de entrada y salida para prevenir la transmisión del virus. Esto afectó la credibilidad de los pastores con sus congregaciones.

El Salvador y Honduras están fuera del Top50, pero han registrado altos niveles de persecución este año, estando entre los Países bajo Observación. En ambos países, antes de la pandemia, los grupos ilegales gobiernan territorios. En El Salvador, se sabe que grupos como MS13 utilizan la violación como arma. Este año, ha habido informes de hijas de pastores cristianos abusados sexualmente como una estrategia para destruir a las familias.

Finalmente, algunas buenas noticias

Sudán abolió la pena de muerte por apostasía, es decir, por renuncia al islam. La nueva constitución garantiza la libertad de religión, omite la sharia como fuente primaria de derecho y ya no especifica más el islam como religión oficial, aunque después de 30 años todavía hay mucha resistencia a esos cambios radicales; cambiar la constitución es más fácil que cambiar la mentalidad cultural. Pero las vidas de los 6% de cristianos de Sudán están mejorando, como cuando un tribunal encontró a ocho líderes eclesiásticos inocentes de los cargos que les pasaron durante tres años.

En Irak, después de sobrevivir a la ocupación de Mosul por militantes del Estado Islámico desde 2017, un grupo de jóvenes voluntarios musulmanes ha estado constantemente limpiando iglesias y casas destruidas, diciendo que quieren alentar a los cristianos sin hogar a regresar y quedarse porque su historia está arraigada en esa parte de Oriente Medio.

* El período de investigación de la Lista Mundial de la Persecución 2021: 1 de octubre de 2019 al 30 de septiembre de 2020.

conéctate:

mapa 2021
Perfil 50 países
https://sitepa.s3.amazonaws.com/fotos/MDEyUmtGVFZFTk5Vdz09TWpBMk1BPT0%3D/1610509877_1610509877-banner-interno-entenda-a-lista.webp
Entiende el ranking

QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+55) 11 99629-9010
(+56) 2 2200-0071

Instagram

© 2021 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA