Una mujer que arriesgó todo para compartir a Jesús en Corea del Norte

Con las puertas cerradas y los ojos bien abiertos, Hee Jin y su abuela elevaban un canto de adoración.

| 03/11/2019 - 07:00

Hee Jin nos cuenta la historia de su valiente abuela. Hoy, la cristiana tiene 31 años y ya no vive en Corea del Norte

Hee Jin nos cuenta la historia de su valiente abuela. Hoy, la cristiana tiene 31 años y ya no vive en Corea del Norte


Todos los domingos, ellas entraban en una habitación de casa, donde de rodillas, oraban y cantaban susurrando tan silenciosamente que apenas podían escucharse una a la otra.

Ahora con 31 años, Hee Jin recuerda aquellos momentos preciosos con su abuela: "Mi abuela celebraba servicios de 30 a 40 minutos de duración. Ella comenzaba con canciones de alabanza y cantábamos juntas. Después de dedicar elogios al Señor, ella pronunciaba un discurso que no entendía en aquella época. Pero, ahora creo que ella recitaba el Credo de los Apóstoles. Y después, oraba por su familia".

              

Mientras su abuela cantaba y oraba, Hee Jin cantaba, cerrando los ojos durante sus oraciones. "Simplemente los abría cuando decía:" En el nombre de Jesús, amén "." Estas "sesiones de adoración" fueron las únicas veces que Hee Jin oraba o hablaba de Dios en Corea del Norte.

Un estilo de vida arriesgado

Aunque Hee Jin no lo sabía en ese momento, este tiempo de adoración semanal fue un salvavidas para su abuela, que conoció a Jesús en China a través de misioneros de Corea del Sur. En China, fue arrestada y repatriada a Corea del Norte, donde pasó seis meses en prisión. Cuando regresó a casa, le presentó a su nieta las Buenas Nuevas de Salvación que había encontrado antes de estar en la prisión.

"Mi abuela parecía estar libre de preocupaciones y estrés cuando cantaba y oraba", recuerda Hee Jin. “Me sorprendió cómo cantábamos canciones prohibidas en Corea del Norte. La imagen de mi abuela cantando alabanzas fue simplemente hermosa para mí cuando era niña”.

Pero Hee Jin ya tenía edad suficiente para saber que lo que estaban haciendo también era letal. Sabía que, si accidentalmente le decía a alguien que su abuela seguía a Jesús, toda su familia, incluida ella misma, sería aniquilada. En Corea del Norte, si se descubre que alguien es cristiano, se puede erradicar a toda la familia hasta la cuarta generación.

En ese momento, Hee Jin nunca se dio cuenta de la fe ilegal de su abuela y estas canciones que cantaba de niña algún día también significarían mucho para ella. Fue la primera canción cristiana que ella aprendió y unos 20 años después, la misma canción fue la primera que escuchó en la iglesia a la que fue después de escapar a Corea del Sur.

"Esa canción me hizo llorar mucho cuando llegué allí", dice ella.

“Padre, extiendo mis manos hacia ti, no hay otra ayuda que conozca

Si te retiras de mí, ¡Ah! ¿A dónde iré?

Él derramó Su preciosa sangre para liberarme del pecado

Con mi corazón arrepentido, vengo ante Ti.

Padre, yo extiendo mis manos hacia ti"

Al igual que muchos refugiados norcoreanos, los recuerdos de lo que vivieron (y de saber que su gente todavía está sufriendo hoy) cobran su precio donde sea que estén. Recuerdos de adoctrinamiento opresivo y aislamiento, dolores de hambre incesantes, miedo paralizante a la prisión y escenas horribles de la catastrófica hambruna del país en los años 90. Hee Jin recuerda estos y mucho más.

"No pensé que llevara tanto dolor dentro de mí", dice Hee Jin. "Dios está derritiendo mi duro corazón a través de canciones como estas".

Incluso después de escapar a una vida mejor en Corea del Sur, Hee Jin ha seguido dependiendo de Dios. Ella atribuye esa fidelidad a su abuela y al ver el poder de la oración modelado en su vida. Detrás de esa puerta cerrada a través de los tonos silenciosos de dos voces de oración, Dios estaba haciendo más de lo que Hee Jin sabía. Y está trabajando de la misma manera hoy en la vida de los cristianos de Corea del Norte.

"La oración tiene poder", dice Hee Jin en retrospectiva. “Mi abuela oró muchas veces en medio de la persecución, alabando a Dios con un corazón alegre. Recuerdo que siempre estaba llena de alegría”.

“Ella nunca perdió la esperanza durante las dificultades. Dios escuchó sus oraciones, a pesar de que ella oraba en voz muy baja. Percibo un camino que me permite seguir viviendo. Quiero conocer a Dios más y entender por qué mi abuela oró tanto aun cuando mis tíos se oponían fuertemente a sus oraciones.”

"El hecho que yo pueda orar ahora es una respuesta a las oraciones de mi abuela".

Lee más

Los campos de trabajos forzados en Corea del Norte
30 días de oración por Corea del Norte
La realidad de la persecución en Corea del Norte


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+55) 11 99629-9010
(+56) 2 2200-0071

Instagram

© 2021 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA