Un cristiano en Myanmar lo arriesga todo por Jesús

Descubre cómo Ko Aung encontró esperanza en Jesús en medio de una severa persecución

| 30/10/2023 - 07:00

Ko Aung, socio de Puertas Abiertas en Myanmar, enfrentó persecución por parte de sus padres y amigos después de convertirse, y también por parte de las autoridades.

Ko Aung, socio de Puertas Abiertas en Myanmar, enfrentó persecución por parte de sus padres y amigos después de convertirse, y también por parte de las autoridades.


Ko Aung (seudónimo) es un socio de Puertas Abiertas en Myanmar que ha experimentado la persecución de primera mano. Cuando llegó a la fe, sintió la presión familiar y social para convertirse del budismo. “Mis familiares me dijeron que me expulsarían y no tendría herencia. Me preguntaron por qué aceptaba a Cristo si el budismo es la mejor religión y me dijeron que, al dejar el budismo, estaba abandonando mi país”, recuerda. Esta no sería la última vez que Ko Aung enfrentaría persecución debido a su fe.

Después de que su familia lo repudiara, abandonó el pueblo y se estableció en Yangon, la ciudad más grande de Myanmar. Vivió y trabajó allí hasta la pandemia de COVID-19 cuando tuvo que regresar a casa. Pero Dios usó su regreso para alcanzar a la comunidad cristiana local, que estaba sufriendo mucho durante la pandemia. Fue uno de los socios que trabajó con Portas Abertas para servir a los cristianos que necesitaban ayuda de emergencia. 

“Durante la pandemia, los cristianos se vieron más afectados que otras comunidades, ya que muchos de ellos viven en zonas remotas. Su principal fuente de ingresos es la venta de verduras en mercados alejados de sus aldeas, pero debido a las restricciones de viaje no podían viajar ni hacer negocios. Trabajamos para proporcionar artículos como arroz y aceite a los cristianos necesitados. Llevamos Biblias e himnarios, porque también necesitaban crecimiento espiritual”, explica.

Luego, a principios de 2021, se produjo el golpe militar en Myanmar. Primero, Ko Aung se dio cuenta de que las cosas eran más peligrosas cuando algunas aplicaciones que usaba para servir a los cristianos dejaron de funcionar. “Un día me di cuenta de que habían bloqueado una solicitud bancaria. Aproximadamente un mes después, también se bloqueó otra aplicación bancaria. No podía realizar ninguna transacción de dinero a través de las aplicaciones, ni retirar ni recibir dinero en mi banco”, dice.

Esto tuvo consecuencias aterradoras. “Pronto, mi banca en línea fue bloqueada. Entonces intenté abrir una nueva cuenta, pero me informaron que no sería posible porque mi Tarjeta Nacional de Registro estaba marcada”. Además de tener información personal, este documento determina si la persona está autorizada o no para acceder a determinados servicios.

Donde servir a los cristianos es arriesgado

Ko Aung tuvo problemas con sus aplicaciones bancarias y ya no podía operar su cuenta sólo porque servía a los cristianos de la región.

Ko Aung se dio cuenta del peligro real en el que se encontraba debido a las personas a las que servía. “Los militares consideran enemigos a los cristianos porque generalmente viven en zonas de Organizaciones Étnicas Armadas (EAO)”, explica. Las EAO son milicias que dicen representar a un grupo étnico. Algunos de estos grupos están formados por cristianos, por lo que los militares consideran a todos los cristianos una amenaza, incluso si no pertenecen a una EAO.

Esto hizo que el trabajo de Ko Aung con los cristianos fuera peligroso. “Antes del golpe militar, ayudar a los cristianos no sería un gran problema, pero ahora las cosas han cambiado. Mis frecuentes viajes a estas zonas para distribuir ayuda fueron vistos con recelo por el ejército, al fin y al cabo creen que estoy en contra de ellos, trabajando con grupos rebeldes de jóvenes”, explica.

En Myanmar, este tipo de sospecha puede dar lugar a presiones, vigilancia y arrestos. “Había una gran posibilidad de que me vigilaran y arrestaran por cargos falsos porque asumieron que apoyaba a grupos antimilitares. Hay muchos ejemplos de personas que han sido acusadas y arrestadas sin ninguna explicación ni prueba. Algunos incluso murieron tras las rejas”, comparte.

Ko Aung recuerda haber vivido en constante miedo. “No dormí bien por la noche. Me despertaba asustada cada vez que un auto pasaba o se detenía cerca de mi casa. Pasaron muchas noches sin dormir y mi salud se deterioraba día a día. Cada vez que los militares venían y acampaban cerca de nuestra aldea, me escondía en el bosque”, dice.

La situación se volvió tan peligrosa para Ko Aung que los socios de Puertas Abiertas en Myanmar lo ayudaron a huir a un país más seguro. Durante su fuga temió ser detenido en el aeropuerto. Pero reunió coraje y logró escapar. “Con la protección de Dios, no me cuestionaron mucho en inmigración”, dijo.

Aunque la situación es más segura, esto no significa que Ko Aung esté completamente fuera de riesgo. “Me mudé, pero sé que no estoy completamente seguro. Si me arrestan por cualquier motivo, podrían deportarme a Myanmar. Intento no poner ninguna información rastreable en mis redes sociales. Puede que esté en la lista de personas buscadas en Myanmar, por lo que tengo que ocultar mi ubicación actual”, explica.

control tecnológico

Con el creciente uso de la tecnología por parte de la junta militar, incluso los métodos de comunicación básicos pueden ser peligrosos.

Aunque Ko Aung abandona el país, sigue en contacto con familiares y amigos en Myanmar. Sin embargo, con el creciente uso de la tecnología por parte de la junta militar, incluso los métodos de comunicación básicos pueden resultar peligrosos. “Si mis hermanos del pueblo hablan conmigo, los militares pueden descubrirlo, ya que a menudo revisan los teléfonos de los ciudadanos. Si quiero saber de mi familia, hablo con mis hermanos que viven en las grandes ciudades”, dice. Además, la junta militar que gobierna el país ha prohibido las redes sociales, como Facebook y Twitter, y ha estado utilizando una VPN (red privada virtual) ilegal.

Los recursos tecnológicos del gobierno van más allá de Internet. “En Myanmar, la gente tiene miedo de comentar cuestiones políticas por teléfono. Temen que los militares escuchen sus conversaciones. Normalmente, tampoco usamos Messenger, de Facebook, porque los militares revisan estas aplicaciones, además de revisar las llamadas telefónicas cuando revisan los teléfonos”, dice.

Ko Aung sabe que es probable que aumente la persecución digital en Myanmar, sobre todo porque el país ha realizado importantes compras de tecnología a China, un experto en tecnología de vigilancia. “En las grandes ciudades vemos muchos circuitos de cámaras de seguridad. Las autoridades están intentando adoptar el proyecto de ciudades inteligentes de China a través de un sistema de reconocimiento facial. Reciben ayuda con infraestructura, tecnologías e incluso técnicos de China”.

Capacitados para enfrentar la persecución

Cada vez más, el control y las restricciones por parte de las autoridades locales hacen que los cristianos del Sudeste Asiático se sientan solos y aislados en su fe. Con una donación, quienes viven en aldeas remotas son capacitados para enfrentar la persecución según la Biblia, utilizando materiales apropiados a su cultura e idioma.


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo.

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos:
(+55) 11 99629-9010
(+56) 9 9968- 2161

© 2022 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA