¿Qué significa la Navidad para ti?

De la vergüenza y la depresión al orgullo y la alegría: Descubre cómo el ministerio infantil cambió la vida de Adel

| 23/12/2021 - 07:00

Antes de asistir al ministerio infantil, la Navidad para Adel era sólo un día en el que recibía un regalo (en la foto)

Antes de asistir al ministerio infantil, la Navidad para Adel era sólo un día en el que recibía un regalo (en la foto)


Para Adel*, un niño egipcio de 10 años, la Navidad era sólo un día en el que recibía un regalo en la iglesia. Aunque a un niño de 10 años no le importa mucho a qué religión pertenece, el chico fue ridiculizado y discriminado por su identidad cristiana. Pero gracias al ministerio infantil de una iglesia local apoyada por Puertas Abiertas, ahora tiene una relación con el Señor y sabe cómo responder a las mentiras que se le dicen sobre la fe cristiana.

En esta época, grandes proyecciones iluminan los edificios para desear a todo el mundo una "Feliz Navidad" y la música navideña más alegre suena en las tiendas. Cualquiera que visite El Cairo, la capital de Egipto, durante la época navideña puede pensar que no hay persecución en el país.

Pero, con pasar un solo día en los zapatos del pequeño Adel y te darás cuenta de que nada es más falso que eso. Especialmente en las afueras de El Cairo, donde vive, en un barrio pobre alejado de las luces parpadeantes de las decoraciones navideñas, hay un alto nivel de persecución. La violencia, el acoso y la discriminación son una realidad en la vida de adultos y niños.

La realidad de Adel

A pesar de ser cristiano, Adel nunca había asistido a escuelas bíblicas ni había aprendido sobre Dios en casa.

Fue en una iglesia de este barrio donde conocimos a Adel y a Marta*, que trabaja en el ministerio de los niños. Aunque Adel sólo tiene 10 años, parece mucho mayor. Su ropa está sucia, ya que ha venido directamente del trabajo, un taller que recolecta basuras. Sus ojos reflejan una madurez que no se espera de un niño.

Adel tiene que lidiar con muchas cosas en su joven vida: crecer en una gran pobreza y tener un padre adicto al alcohol le obligó a trabajar desde muy joven. Si no traía suficiente dinero a casa al final del día, su padre le pegaba. "Odiaba mi vida y no sabía cuál era el propósito de la misma", comparte Adel.

El chico nunca había ido a una escuela dominical ni había aprendido mucho sobre Dios en casa. "El Padre Nuestro era todo lo que sabía", dijo. Su primera vez en una iglesia fue para recibir un regalo de Navidad, sin embargo nunca profundizó en el evangelio.

Un rayo de esperanza

Cuando se enteró del ministerio de los niños, decidió asistir a las clases (imagen representativa).

Mientras tanto, en el trabajo, Adel fue humillado por su jefe y sus compañeros. Le pagaban menos que a otros trabajadores musulmanes y sus compañeros se burlaban de él, llamándolo loco por ser cristiano. "No sabía mucho sobre Dios, así que no sabía qué decir cuando la gente me decía cosas malas sobre Jesús. No tenía respuestas y tampoco tenía a quién pedirle explicaciones. Me avergonzaba ser cristiano", explica Adel.

Adel buscaba una salida a su infelicidad. Sintió un rayo de esperanza cuando se enteró del ministerio infantil y descubrió que las clases se daban en tiempo libre. Fue entonces cuando tomó una decisión: "Decidí ir a las clases en la medida de lo posible. A pesar de ello, siempre me iba justo después de terminar la clase, nunca me quedaba en las actividades de compañerismo ni a jugar con los otros niños. Tenía que volver y terminar mi trabajo", dijo.

Fue después de una de las clases del ministerio infantil cuando Marta se fijó por primera vez en Adel. "Estaba sentado solo en el pasillo mientras los demás niños jugaban a su alrededor. Cuando le miré a los ojos por primera vez, vi a una persona perdida. Me contó su vida y me dolió escuchar lo que me dijo", dijo.

Un nuevo capítulo

Marta, que trabaja en el ministerio infantil, ha pasado a acompañar a Adel más de cerca (imagen representativa).

Marta se convirtió en la amiga cristiana que Adel siempre quiso. Acompañó de cerca al chico mientras seguía asistiendo a las clases. Un nuevo capítulo comenzó en la vida de Adel. "Uno de los temas más importantes de los que hablé con él fue el de Dios es padre. Su imagen de Dios estaba distorsionada ya que su propio padre no era un buen ejemplo".

Durante las lecciones y las conversaciones con Marta sobre el tema, Adel aprendió que fue creado de forma única y que fue conocido por Dios incluso antes de nacer. Fue entonces cuando estableció una relación con su salvador. "Conocer a Dios me hizo sentir feliz. Sé que tengo un padre en el cielo con el que siempre puedo hablar. Es maravilloso", dijo Adel. Además de entablar una relación con Cristo, el chico también aprendió a defender su fe de grandes malentendidos. Incluso se atrevió a hablar con sus compañeros de trabajo.

Adel sabe ahora que Dios lo creó con un propósito y que es conocido por el Señor incluso antes de nacer. "El sabe que tiene una misión", dijo Marta. "Sí, quiero hablarle a la gente de Dios. Quiero compartirlo con mucha gente", concluyó Adel.

*Nombres alterados por motivos de seguridad.

Regalos de esperanza

Esta Navidad, te invitamos a enviarle regalos a los cristianos perseguidos. Al contribuir a una de nuestras Campañas de Esperanza permites que la vida de los crisitanos sea impactada. Pon tu amor en acción y bendice a la parte del cuerpo que se enfrenta a la persecución por amor a Cristo. ¡Elige cual regalo quieres enviar y haz tu donación!




QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo.

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+55) 11 99629-9010
(+56) 2 2200-0071

Instagram

© 2022 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA