Nigeria: Conoce a Ruth, rehén del Boko Haram por cuatro años

La cristiana fue secuestrada con tan solo 14 años, fue obligada a casarse con un combatiente y tuvo dos hijos. Hoy, tú puedes conocer su historia de recuperación

| 15/04/2020 - 08:00

Mientras estaba en cautiverio en las manos del Boko Haram, Ruth tuvo un hijo y se escapó embarazada del segundo. Ella sostiene a Ijagla, que ahora tiene 2 años.

Mientras estaba en cautiverio en las manos del Boko Haram, Ruth tuvo un hijo y se escapó embarazada del segundo. Ella sostiene a Ijagla, que ahora tiene 2 años.


Hoy, hace seis años, Boko Haram secuestró a 275 niñas de la escuela secundaria para niñas en Chibok, una aldea en el estado de Borno, noreste de Nigeria, en 2014. Desde entonces, Puertas Abiertas, ha seguido el caso, apoyando a las niñas que escaparon o fueron liberadas, y también ayudando a los padres de aquellas que aún están en cautiverio.

Sin embargo, sabemos que el caso de las niñas Chibok es solo la punta del iceberg, ya que el grupo extremista, así como los pastores de cabras Fulani, continúan secuestrando y manteniendo prisioneras a cientos de niñas y mujeres, que se enfrentan a circunstancias terribles. Eso es lo que le sucedió a Ruth *, ahora de 20 años, secuestrada por Boko Haram a la edad de 14 años cuando el grupo extremista islámico atacó su aldea en el estado de Adamawa en 2014.

            

 

Ella recuerda: “Fue un viernes por la noche cuando escuchamos disparos. Fue muy rápido y, antes de darnos cuenta, Boko Haram venía hacia nosotros con sus motocicletas. Mientras lloraba, corrí lo más rápido que pude. Recuerdo a mi madre gritando: "Ruth, huye para salvarte la vida". Cuando ya no pudo correr, los militantes la atraparon. Ella gritó pidiéndoles que la dejaran ir, pero la abofetearon y le dijeron que se callara. Entonces, ella fue llevada al bosque Sambisa, donde se encuentran las oficinas centrales de Boko Haram. "Esa noche lloré hasta quedarme dormida", recuerda Ruth.

 

Atrocidades que desafían la fe

Como muchos otros antes y después de ella, Ruth enfrentó atrocidades y describe: “El primer año fue un infierno. Cada día, cuando regresaban de sus ataques, los soldados del Boko Haram nos golpeaban y nos violaban. Todo mi cuerpo estaba cubierto de heridas y estaba muy delgada porque no nos daban suficiente comida. Nos dijeron que negáramos a Cristo y nos convirtiéramos en musulmanas si queríamos ser más liberadas del campamento. Me rehusé a negar a Cristo y seguí llorando y orando para que Dios me rescatara ”.

Sin embargo, como en toda situación de tormento, se estableció la duda, ya que la presión para convertirse al Islam aumentó cada día. Hasta después de un año, sintiendo que Dios estaba en silencio, Ruth decidió aceptar el Islam con la esperanza de que las cosas mejorarían. "Parecía que Dios ya no me amaba y por eso me dejó allí para sufrir", confiesa la joven.

 

De hecho, la situación de Ruth parecía ‘haber mejorado’. Inmediatamente, se casó con uno de los militantes y tenía una habitación para ella sola, a diferencia de los otros que estaban en una habitación grande llena de chicas. Ella reconoce: “Mi decisión me quitó parte de mi sufrimiento físico, pero aun así fue terrible. Cuando nos llevaron a hacer salat (oración islámica), recité el Salmo 23 en mi corazón. Todavía quería creer que Jesús era mi buen pastor ”.

 

Además del dolor físico y emocional, el rechazo

Ruth quedó embarazada y tuvo un niño, Samaila, a quien le costaba amar porque odiaba al padre del niño y su nueva religión. Pasaron días, meses y años y nadie vino a rescatarla. Hasta que un día, en 2017, los hombres se fueron, posiblemente por un ataque, y abandonaron el campamento sin guardias. “Dios me mostró un camino y me dio el coraje para correr. Puse a Samaila en mi espalda y corrí sin mirar atrás ”. Corrió lo más rápido que pudo, con un bebé en la espalda y otro en el vientre; ella tenía dos meses de embarazo. Hasta que, al final de la noche, llegó a un puesto militar. Después de ser interrogarla, los soldados le dieron un lugar para dormir y finalmente ayudaron a Ruth a reunirse con su familia.

 

Cuando llegó a casa, su madre se sorprendió y cantó: "Dios está vivo, ayer, hoy y siempre". Pero el padre no tuvo la misma reacción cuando se enteró de que Samaila era hijo de un luchador de Boko Haram. Debido al bebé, la familia y la comunidad los verían como traidores. “Mi padre comenzó a tratarme como un infiel por mi hijo y el bebé que llevaba. Dijo "No quiero verte a ti ni a ese chico a mi lado" y esas palabras me rompieron el corazón ", recuerda Ruth.

La gente de la comunidad también rechazó a Ruth y Samaila y lo llamaban "el soldado del Boko". Sintiéndose amargada, cada vez que su hijo llamaba a su madre, ella lo golpeaba y le decía que se alejara de ella. Ruth admite que también buscó formas de abortar al bebé que estaba esperando.

 

Perdón y sanidad

En 2017, Ruth participó de un taller de cura post trauma, realizado por Puertas Abiertas, junto con otras 19 sobrevivientes. Los primeros días fueron difíciles, pero al sexto día, todo cambió y su corazón fue sanado a través del ministerio. Un año después de esa primera sesión, Ruth compartió que Dios la había probado: “Dios me probó y fallé. Pero cuando regresé, Él me aceptó con los brazos abiertos ”. Es por eso que le dio al segundo bebé el nombre de Ijagla, que significa "Dios es quien nos pone a prueba".

Ella cuenta cómo curó su dolor al aprender a perdonar a las personas que se burlaban de ella y la insultaban, incluso a su propio su padre. El impacto del asesoramiento postraumático no fue solo en Ruth. Cuando regresó del seminario, su padre comenzó a leer el material que había recibido allí. También fue curado cuando se dio cuenta de que no era de buena gana que Ruth se casara con un luchador de Boko Haram y tuviera dos hijos propios. “Hoy mi padre toma a Samaila en su regazo y salen juntos. Esto es algo que nunca imaginé que fuera posible ”.

Samaila ahora tiene 4 años e Ijagla tiene 2. Ruth agradece a todos los socios que contribuyen a que el proceso de sanidad y restauración esté disponible para las mujeres en Nigeria: “Muchas gracias por la oportunidad de asistir al seminario. Esto devolvió la paz a mi hogar”.

Sé un canal de cura

Dale gracias a Dios por hacer lo imposible en la vida de Ruth y ora para que más cautivos del Boko Haram sean liberados y encuentren la cura y restauración que solo existe en Jesús. Para que más sobrevivientes de ataques y secuestros tengan la misma posibilidad de cura y restauración que Ruth, contribuye para los proyectos de asesoramiento postraumático en Nigeria. Tu donación permite que una mujer sobreviviente reciba asistencia inmediata durante un mes.



QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+55) 11 99629-9010
(+56) 2 2200-0071

Instagram

© 2021 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA