Una nueva esperanza para niños indios

Con la instalación de escuelas puente, los niños cristianos de la India tienen la oportunidad de acceder a la educación

Puertas Abiertas • 18 dic. 2023


Las escuelas puente son una forma de apoyar a los hijos de cristianos perseguidos en India ofreciéndoles una educación de calidad

Las escuelas puente son una forma de apoyar a los hijos de cristianos perseguidos en India ofreciéndoles una educación de calidad

Devi* creció en un hogar hindú en la India, pero siempre se sintió atraída por el pueblo vecino, que era cristiano. Se interesó mucho por el Dios al que rendían culto y empezó a asistir a los actos. "Me encantaba asistir a los cultos y oír hablar de la Biblia. Conocer a Jesús me daba paz. En uno de los seminarios, un profesor nos enseñó a orar. También dijo que Jesús nunca nos abandonará, que somos suyos y que ha prometido cuidar de nosotros en el futuro”, recuerda.

Según explica Devi, estaba muy interesada, pero aún no había aceptado a Cristo. Esto no ocurrió hasta que nacieron Roshan* y Aarush*. Por esa misma época, el esposo de Devi la abandonó y ella conoció a un evangelista itinerante que le preguntó: "¿De verdad crees que Jesús es nuestro Dios?". Ella respondió: "Sí, lo creo. Siempre quise ser cristiana. Quería poner el futuro de mis hijos en manos de Jesús. Sabía que la vida no sería perfecta, que habría dificultades y pruebas, pero quería seguir a Cristo y anclar mi vida en él."

Dice que cuando aceptó a Cristo, su vida cambió: "Recibí paz e incluso había un resplandor en mi rostro. La vida de mis hijos también se transformó". Devi recuerda el momento con alegría y dolor a la vez. Esto se debió a que fue rechazada por su propia familia. No se lo esperaba y quedó desolada cuando los parientes de su esposo le dejaron bien claro que no querían saber nada de ella. El futuro de la familia ya se había visto afectado por el abandono de su esposo, pero el rechazo los dejó aún más vulnerables.

"¡Avergüenzas a la familia por tu fe! Aunque te pase algo a ti y a tus hijos, no te ayudaremos. Renuncia a tu fe o no vuelvas nunca", dijeron los familiares. "También querían llevarse a mis hijos", dijo Devi. La valiente decisión de Devi de seguir a Jesús significó perder su seguridad económica y sus ingresos. Fue difícil, pero sabía que había tomado la decisión correcta. "Ya no tengo familia aquí, sólo a Jesús. Es difícil aceptarlo, pero no hay vuelta atrás", dijo.

Encontrando a otros cristianos


Roshan, un niño de 7 años que vive en la India, espera con ilusión la Navidad, aunque se enfrenta a dificultades por su fe cristiana (foto representativa)

Devi y sus hijos buscaron otra casa, pero aldea tras aldea se negaban a acogerlos debido a su fe. En un momento dado, llegaron a un pueblo aislado en medio del bosque y descubrieron que allí vivían cristianos. No pudieron contener su alegría. Hay gente con otras creencias, pero la mayoría son cristianos. Por fin encontraron un lugar donde empezar una nueva vida. Aunque no tenían recursos económicos, construyeron una pequeña choza con cañas de bambú. A pesar de saber que la vida seguiría siendo difícil, aquel era su hogar.

La cristiana consiguió un trabajo en el que, a pesar de ganar poco, podía comprar comida para sus hijos. Es una comunidad preciosa en la que, si alguien no puede conseguir un trabajo, los demás ayudan. Cuando socios locales de Puertas Abiertas supieron de estos cristianos, la mayoría rechazados por otras comunidades, enseguida averiguaron cómo podían ayudar. "Ahora recibo alimentos como arroz, papas, aceite, azúcar, así como jabón, ropa para los niños y mantas", dice agradecida Devi. Otros cristianos de la comunidad reciben los mismos artículos, pero éste fue sólo el primer paso.

Todos los niños deberían tener derecho a aprender, y esto dio a Roshan la oportunidad de crecer. Devi dijo: "Estoy muy contenta. Gracias a la escuela puente, mis hijos pueden aprender, escribir y cantar. No puedo permitirme pagar una escuela normal, ¡pero esta escuela da a mis hijos la oportunidad de estudiar gratis! Estoy contenta de que no se centre sólo en la educación, sino también en el alimento espiritual", añade. "Mi profesor me ha dicho que Jesús me quiere, igual que mi madre", explica Roshan.

"Hay 29 alumnos de otras comunidades y religiones. Como profesor, espero que la escuela haga algo por el futuro de los niños. Ya sea a través de la educación, el ministerio o la sociedad. Siempre oro para que estos niños reparen las partes rotas de este mundo y compartan el Evangelio. Desde que empezó la escuela puente, los niños han cambiado mucho, su forma de vivir y de hablar entre ellos. Incluso los padres han aprendido a hablar y a ser amigos", explica Aarti*, la profesora de Roshan.

Navidad en la escuela puente


Los niños de Asia, como Roshan y su hermano, se ven privados de sus derechos básicos por el simple hecho de abandonar la fe local tradicional y convertirse en seguidores de Jesús.

Hay una época especial del año para Roshan: la Navidad. "Lo mejor de ir a la escuela es la Navidad, cuando canto, bailo y celebro el nacimiento de Jesús con todos", dice. "Enseñamos a los niños la historia de la Navidad. Los padres también estaban muy interesados, tanto que venían a ver a los niños cantar, actuar y hacer teatro", añade la profesora.

Ahora que viven en una comunidad de cristianos, la Navidad es una época de alegría que la familia celebra abiertamente. "En Navidad, la disfrutamos con los demás cristianos del pueblo. Todas las familias se reúnen, cantan canciones, escuchan la palabra de Dios y cocinan juntas. Es una época maravillosa", dice feliz Devi.

A pesar de sus limitados recursos, las familias celebran la Navidad a su manera, repartiendo bombones a los niños, cantando canciones y compartiendo el mensaje de Cristo. Se reúnen alegremente, traen alimentos locales y se reúnen en comunión.

Estar en una comunidad cristiana es muy valioso para la familia, pero el pueblo dista mucho de ser lujoso. Al contrario, viven en una pobreza extrema. "No hay electricidad, agua, carreteras ni instalaciones médicas", dice Devi. Llegar a la aldea bajo la lluvia es difícil y sólo hay transporte dos veces al día. Los socios de Puertas Abiertas están estudiando cómo suministrar agua potable a la aldea, ya que hay varias aldeas más donde familias cristianas marginadas también viven en condiciones similares.

"La vida cristiana me llena de alegría a pesar de todos los retos a los que nos enfrentamos. Lo mejor es que Dios no necesita ofrendas, sacrificios ni dinero para amarnos. Nos ama tanto que pagó ese precio en la cruz. Cuando yo era hindú, hacía muchos sacrificios y daba dinero para orar por mi familia y mis hijos. Hoy sé que Jesús escucha mis oraciones y envía a personas como tú para ayudarnos", dijo Devi.

Sigue orando y apoyando a niños cristianos valientes como Roshan. Con tu ayuda, pueden tener un futuro mejor. Otros niños también necesitan la ayuda que Roshan está recibiendo para tener derecho a una educación, una comunidad sana y diversión, tanto hoy como a largo plazo. Garantiza que la próxima generación de cristianos esté preparada para seguir a Jesús, a pesar del rechazo y la persecución.

*Nombres ficticios por motivos de seguridad.

QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo.

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos:
(+55) 11 99629-9010
(+56) 9 9968- 2161

© 2022 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA