Un Dios bueno y generoso

Madre e hijo descubren el amor y la gracia del Señor a través de los hermanos en la fe que conocieron

| 25/08/2017 - 00:00


Lau Nu *, de 73 años, es una viuda que vive en un lugar muy modesto con su hijo. Ellos viven en una región donde la mayoría de las personas se sostienen creando cabras, pero no es el caso de ellos. Ella trabaja lavando y planchando ropa para una familia. Ellos conocieron al pastor Aung *, que solía visitar a la señora y al hijo para orar con ellos. También aprovechó la oportunidad para invitarlos a ir a la iglesia.

Las primeras veces, Lau Nu y el hijo dijeron que iban, pero como no tenían buenas ropas, desistieron. Es costumbre en Myanmar que las personas vayan bien vestida a las reuniones religiosas. Pero el pastor Aung no aceptó esta excusa y les regaló ropas nuevas para que fueran a la iglesia.

Conociendo a Dios de cerca

""En aquel día que fuimos a la iglesia, preparamos nuestra comida por la mañana, pero no la comimos porque en la iglesia tenía desayuno y almuerzo, todo es abundante en la iglesia, el almuerzo que preparamos por la mañana se convirtió en nuestra cena, Lau Nu. Aunque la señora y el hijo aún no eran cristianos cuando fueron por primera vez a la iglesia, sintieron gran generosidad, y ella entendió que el Dios de los cristianos era realmente un Dios bueno y generoso.

""Nosotros conocemos a algunas personas en la iglesia que nos dieron comida, ahora me doy cuenta de que, aunque todavía no creía en Dios, él siempre suplió mis necesidades. Me preocupaba cómo conseguir comida todos los días - yo estaba acostumbrada a tener sólo una comida al día. Pero los miembros de la iglesia eran gentiles y nos ayudaron con la gracia y el amor de Dios.

El hijo de Lau Nu tenía parálisis, pero por la misericordia de Dios y con oraciones y cuidados del pastor y miembros de la iglesia, recibió sanidad y fue bautizado. Luego, Lau Nu aceptó a Cristo como su Salvador y también fue bautizada.

Enfrentando las consecuencias

Después de que Lau Nu se convirtió, la persecución comenzó. Ella enfrentó el rechazo de los parientes y vecinos. Sin embargo, demostró fe y dependencia en la providencia del Señor y no fue desalentada. Ella cree que ahora tiene más tiempo para pasar con Dios. Para ayudar a Lau Nu y su hijo a garantizar el sustento, Puertas Abiertas dio algunas cabras a ellos. Para la nueva cristiana, las cabras ahora forman parte de la familia. Ella tiene gran esperanza que los animales les serán de gran ayuda.

Lee también
¿Cómo viven los cristianos en Myanmar?
Ex soldado conquista una aldea para Cristo


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+55) 11 99629-9010
(+56) 2 2200-0071

Instagram

© 2021 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA