Semana Santa: Paciencia y confianza en la espera

Así como los discípulos esperaban el cumplimiento de la promesa de que Jesús resucitaría, los cristianos perseguidos aguardan ansiosamente la realización de cada Palabra

| 11/04/2020 - 08:00

Mientras esperaba su ejecución, después de ser agredido y lanzado en la prisión, joven cristiano en Chad, fortalece su fe día a día  (Foto representativa)

Mientras esperaba su ejecución, después de ser agredido y lanzado en la prisión, joven cristiano en Chad, fortalece su fe día a día (Foto representativa)


Lee la primera parte de este especial aquí

“Era el día de preparación para el sábado, que estaba a punto de comenzar. Las mujeres que habían acompañado a Jesús desde Galilea siguieron a José para ver el sepulcro y cómo colocaban el cuerpo. Luego volvieron a casa y prepararon especias aromáticas y perfumes. Entonces descansaron el sábado, conforme al mandamiento
.” (Lucas 23: 54-56)

Jesús murió. El sábado antes de Pascua viene para validar eso. La Biblia dice que las mujeres, que lo siguieron desde Galilea, acompañaron a Jesús mientras cargaba la cruz, durante la crucifixión y en el momento de su muerte. Y en el texto anterior, también siguieron a José de Arimatea, dueño de la tumba ofrecida a Jesús. Allí, las mujeres vieron la tumba y cómo se colocó el cuerpo del Maestro en ella. Ante la muerte, lo único que podían hacer era regresar a casa y preparar perfumes y especias aromáticas para preparar el cuerpo de Jesús después de su muerte. Después de eso, solo podían esperar. Después de todo, para los judíos, el sábado es el día de descanso ordenado por Dios y, por lo tanto, todo lo que podían hacer era esperar al domingo.

¿Pero cómo descansar sabiendo que el maestro estaba muerto? Jesús había dicho que sería necesario sufrir por muchas cosas y ser rechazado por los líderes religiosos, por los principales sacerdotes, por los maestros de la ley. También dijo que lo matarían y tres días después resucitaría. Pero, ¿cómo mantener viva la esperanza cuando ya no hay esperanza? La promesa hecha por Jesús fue la oportunidad para que los discípulos y las mujeres lo esperaran. Esperar puede ser una acción activa cuando vivimos en el momento con la certeza de que algo está sucediendo, incluso sin ver nada. Para esperar el cumplimiento de las promesas de esta manera, se requiere paciencia y perseverancia. Y es justamente esto, lo que los cristianos perseguidos nos demuestran.

La Iglesia Perseguida nos muestra cómo es posible demostrar fe a través de la paciencia. Un ejemplo es un joven cristiano de Chad, África.

El ejército revolucionario le dijo que debía someterse a rituales tribales animistas y tradicionales. Querían destruir el cristianismo y fomentar el patriotismo y la lealtad recurriendo a las antiguas costumbres paganas. Sin embargo, los líderes de la iglesia en la región decidieron que los cristianos deberían negarse a participar en estos rituales animistas.

Sin embargo, cuando el joven se negó a participar en los rituales, fue golpeado. Aun así, su fe en Cristo se mantuvo de pie. Pero cuando las autoridades lo despojaron de sus ropas y comenzaron a agredirlo frente a su madre, hermanas y otras mujeres jóvenes, el coraje fracasó y él les permitió llevarlo a los rituales. Algunos minutos después, sin embargo, se sintió muy mal por eso. Había fallado al Señor y la culpa que sentía era muy pesada. El enemigo trató de convencerlo de que el Señor nunca lo volvería a aceptar. Pero él sabía las promesas contenidas en las Escrituras y confesó su pecado. El Señor lo perdonó y le devolvió la alegría.

Después de eso, comenzó a testificar públicamente a los vecinos, lo que provocó su arresto. Las autoridades le exigieron que renunciara a Cristo o sería enterrado vivo. Esta vez, sin embargo, su fe estaba fortalecida y fundamentada en la Palabra y él se negó a renunciar a Cristo. El joven fue golpeado y encarcelado. Mientras esperaba su ejecución, su fe fue creciendo cada vez más. En medio de la espera, el Señor lo liberó. Inesperadamente, el gobierno opresivo fue derrocado y él fue puesto en libertad.

Este joven reflejó su paciencia al vivir la fe cristiana sin negarla, incluso en un momento extremo. Esto demuestra su confianza y sumisión a la voluntad soberana de Dios en todas las áreas de la vida. Ese sábado antes de Pascua, los discípulos y las mujeres que siguieron a Jesús necesitaban confianza y paciencia. Paciencia para vivir ese tiempo de espera y confianza en que Jesús cumpliría su promesa.

Esto también es una realidad para nosotros. Podemos confiar en todo lo que el Señor dice y hace en nuestras vidas. Es su fidelidad lo que nos sostiene y, de esta manera, podemos esperar pacientemente el cumplimiento de cada promesa. Mañana, reflexionaremos sobre las formas inusuales que Dios usó para cumplir sus promesas. ¡Sé edificado con los testimonios de los cristianos perseguidos! ¡Decide ser #UnoConEllos!



QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+56) 11 99629 9010
(+56) 9 8830 5225

Instagram

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA