Semana Santa: El poder de perdonar a nuestros ofensores

Descubre cómo nuestros hermanos y hermanas de la Iglesia Perseguida viven la lección que Jesús nos dejó mientras estaba en la cruz.

| 10/04/2020 - 15:00

Ben es uno de los sobrevivientes del ataque de Garissa, Kenia, ocurrido durante Semana Santa en 2015

Ben es uno de los sobrevivientes del ataque de Garissa, Kenia, ocurrido durante Semana Santa en 2015


“Cuando llegaron al lugar llamado la Calavera, lo crucificaron allí, junto con los criminales, uno a su derecha y otro a su izquierda. Jesús dijo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Mientras tanto, echaban suertes para repartirse entre sí la ropa de Jesús. La gente, por su parte, se quedó allí observando, y aun los gobernantes estaban burlándose de él. “Salvó a otros”, decían; “Que se salve a sí mismo si es el Cristo de Dios, el Escogido.” También los soldados se acercaron para burlarse de él. Le ofrecieron vinagre y le dijeron: “Si eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo”. (Lucas 23.33-36)

A lo largo de su ministerio, Jesús fue perseguido varias veces y diferentes grupos intentaron destruirlo, poniéndolo en situaciones incómodas y creando oportunidades para su muerte. Esto se debió a que era considerado un blasfemo, que se relacionaba con los recaudadores de impuestos y pecadores, que hacía lo que no estaba permitido él sábado, no vivía de acuerdo con la tradición de los líderes religiosos, además de varias otras razones. En resumen, Jesús era totalmente diferente del padrón de la época. Después de muchos intentos, Jesús finalmente fue traicionado, arrestado y condenado.

A partir de entonces, ese viernes antes de Pascua, comenzaron las humillaciones. Jesús fue tirado de sus ropas y recibió una túnica roja y una corona de espinas. Los soldados se burlaron de él, lo escupieron y lo golpearon en la cabeza con un palo. Entonces Jesús fue llevado para ser crucificado, el tipo de muerte más humillante de la época.

La cruz de Jesús fue colocada en medio de dos criminales. La gente lo observaba, las autoridades se burlan de él y los soldados lo ridiculizaban. ¿Cómo reaccionar ante tal situación? Jesús elige decir: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que están haciendo". En medio de todo el caos, Jesús habla del perdón. Quizás la forma más fácil es pensar que lo hizo porque era el hijo de Dios. Pero a lo largo de su ministerio, Él deja en claro que el perdón es una parte esencial de sus enseñanzas. Al comienzo de su vida pública, cuando pronuncia el Sermón del Monte, dice: “Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.”(Mateo 6.14.15)

Pero, ¿cómo podemos perdonar a quienes nos persiguen?

Esta es una de las lecciones que aprendemos de la Iglesia Perseguida. El 2 de abril, se completaron cinco años del ataque a la Universidad de Garissa, Kenia. 148 personas, en su mayoría estudiantes cristianos, murieron durante las 15 horas de asedio de militantes islámicos de Al-Shabaab. Ese día, los estudiantes cristianos pagaron el precio por seguir a Cristo, mientras que los que sobrevivieron sintieron las consecuencias del dolor físico y emocional causado durante el evento.

Ben* es uno de ellos. Se dirigía a una reunión de oración esa mañana cuando escuchó disparos y se dio cuenta de que estaban bajo ataque. Inmediatamente se dio la vuelta y se escondió lo mejor que pudo en la habitación. “Por medio de las sesiones post trauma, hemos tratado y aceptado la realidad de lo que sucedió. Aun así, hay algunas cosas que siento, veo y escucho me traen recuerdos de lo que sucedió. Las heridas están curadas, pero las cicatrices aún están aquí ”. Ben no tiene odio en su corazón contra los musulmanes que atacaron la universidad, sino perdón. Él sabe que ese perdón proviene de Dios.

Wik* también estaba en la universidad cuando sucedió el ataque, y rápidamente saltó el muro. Pero, luego se enteró que su novia no pudo escapar, y fue asesinada. “No creo que realmente pueda expresar cómo fueron los ataques. Pero descubrí que la mejor manera de seguir adelante es perdonar y dejar que Dios luche por mí. Dejé ir mi amargura ". Cuando se le preguntó si alguna vez pensó en renunciar a la fe, Wik dijo: “Jesús es el único camino. Después del incidente en Garissa, sentí que si no fuera por él, no sería nada. El amor que recibí de los cristianos y la iglesia también me dio razones para permanecer en Cristo y la esperanza de que algún día encuentre a los amigos que perdí durante el ataque ”.

Esther* sobrevivió al ataque escondiéndose en el techo del dormitorio: “Vi y escuché cómo mataron a mis amigos. Las imágenes y los sonidos persiguen mis pensamientos y recuerdos”, dijo a un colaborador de Puertas Abiertas durante su primera reunión en el hospital. Hoy, ella está mucho mejor: “Ahora puedo lidiar mejor con la situación. Le agradezco a Dios. Aprendí a perdonar porque me di cuenta de que no perdonar es solo un fardo muy doloroso, especialmente porque los atacantes nunca se importaron con lo sucedido. Entonces, decidí dejarlos ir. El dolor todavía aún está dentro de mí, pero el tiempo ha sido un buen remedio para mí. Puedo recordar todo el incidente, pero gradualmente, su impacto se está siendo olvidado”.

Que esta Pascua podamos aprender aún más con Jesús en sus últimos momentos de su vida y resurrección. Mañana meditaremos en la espera de los discípulos y seguidores de Jesús entre su muerte y resurrección. ¡Sé edificado con los testimonios de los cristianos perseguidos! ¡Decide ser #UnoConEllos!

* Nombres cambiados por seguridad.



QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+55) 11 99629-9010
(+56) 2 2200-0071

Instagram

© 2021 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA