¿Por qué este niño de 7 años es la cara de la esperanza en Siria?

Jina y Apo, junto a todos los cristianos sirios, siguen esperando por días mejores.

| 18/12/2019 - 02:00

La sonrisa de Apo se volvió un simbolo de la esperanza de la iglesia siria

La sonrisa de Apo se volvió un simbolo de la esperanza de la iglesia siria


miércoles 15 de mayo de 2013.

Este fue el último día que Abrham “Apo” Beldoun vio a su padre, el día en que todo cambió para él y su madre. Tenía solo 18 meses cuando los extremistas islámicos se llevaron a su padre. Desde entonces, no lo ha visto ni ha escuchado su voz.

El alegre niño de siete años vive con su madre de 32 años en un pequeño departamento en Alepo. Abrham es uno de los miles de niños cristianos en el mundo de hoy que cada mañana se enfrentan cara a cara con el impacto de la persecución. También es uno de los millones de niños en todo el mundo a los que puedes ayudar y llevar esperanza en esta Navidad.  Por medio de tu contribución para Puertas Abiertas, tú puedes ayudar a reconstruir casas, comunidades y vidas.

Hemos visitado recientemente a Abrham y su madre, Jina Georg Basmali, para escuchar su historia, ofrecer consuelo y orar con ellos. Es decir, recordarles que no están solos.

Jina es una joven de Armenia de ojos oscuros y cabello castaño, una de los aproximadamente 100,000 armenios que viven en Siria hoy. También es una madre orgullosa que cría a su hijo Apo para conocer y seguir a Jesús. Ella es esposa de Rober, el hombre con el que se casó hace unos ocho años en 2011. Como muchas parejas jóvenes, ella y Rober comenzaron su matrimonio soñando con tener su propia casa y criar a sus hijos "en el bueno camino,” dice ella, sentada en la sala de su casa.

En 2012, Jina y Rober le dieron la bienvenida a Abrham. Ella lo llama “Apo” de cariño. “Estábamos muy, muy felices con nuestro hijo Apo, estábamos soñando con su futuro. Sin embargo, mi esposo y yo solamente pudimos celebrar juntos su primer cumpleaños en 2013. Después, Rober fue secuestrado”.

Para Jina es difícil hablar con más detalles sobre sus sueños para Apo y el futuro, pues la herida es demasiado profunda.

A continuación, ve la historia de Apo y Jina:


Secuestrado por causa de la fe

Rober, un vendedor de repuestos industriales, fue secuestrado cuando los extremistas detuvieron el autobús en el que viajaba hacia la ciudad fronteriza de Qamishli, al este de Alepo. Estaba en el autobús con otro cristiano llamado Elie. El resto de los pasajeros eran musulmanes. Los extremistas le ordenaron a Rober y Elie que se bajaran del autobús.

"Sabían los nombres de mi esposo y de Elie", dice Jina. "Ambos fueron obligados a dejar el vehículo a la fuerza!”

Se cree que los hombres fueron secuestrados intencionalmente porque eran cristianos. En el momento en que fueron secuestrados en 2013, la ciudad de Alepo se vio atrapada en la brutal batalla de cuatro años entre rebeldes y fuerzas del gobierno sirio, cada uno de los cuales controlaba la mitad de la ciudad. La ciudad, la más grande de Siria antes de la guerra, estaba llena de milicias, algunas de ellas islamistas radicales.

Lee más: la resistencia de la iglesia siria en medio de la guerra

"Tengo a mi Dios".

Meses después del secuestro, ambas familias no escucharon noticias sobre ninguno de los dos. Hasta que finalmente, los familiares de Elie recibieron una llamada que les decía que pagaran 600,000 libras sirias (cerca de 5 millones de pesos chilenos). Sus padres pagaron el rescate, asegurando la liberación de su hijo. La familia de Jina pronto se reunió con Elie, con la esperanza de saber algo de Rober. La conversación ofreció noticias difíciles pero también inspiradoras sobre Rober.

"¿Ves cómo me golpearon?", Le dijo Elie a la familia. "Lo hicieron con cadenas y mangueras y no sé qué más. Rober, no creo que pueda sobrevivir. Le dijeron que se convirtiera al Islam, una y otra vez. Pero Rober se negó y dijo: "Tengo a mi Dios y eso es todo".

Las palabras del hombre son lo último que Jina y Apo han escuchado sobre Rober, hace más de seis años. Ella comparte tanto el dolor como la esperanza con la que ella y su hijo han caminado desde el 15 de mayo de 2013.

“Todos los días espero que toque a nuestra puerta. Cada vez que me voy a dormir y cada vez que me levanto, oro: "Señor, por favor, devuelve mi esposo a nosotros".

Ella es transparente sobre el desafío inesperado de ser una madre soltera para Apo: "Es muy difícil estar sola. Es difícil criar a nuestro hijo solo, muy difícil. La gente me dice que debería tratar de encontrar trabajo, pero ¿dónde puedo dejar a mi hijo?

Entérate: la realidad de los niños de Siria

"Apo también tiene miedo de perderme".

Solo en los últimos tres años, Apo y su madre han regresado a su departamento. Durante los primeros tres años después de que Rober desapareció y durante la Batalla de Alepo, vivieron con la familia de Rober. En Alepo, donde el 71% de la población es musulmana sunita, una mujer soltera que vive sola a menudo es despreciada, y corre el riesgo de ser acosada o algo peor.

En la vida de Apo, la ausencia de su padre se ha desarrollado de varias maneras. Después de que se llevaron a Rober, Apo estaba tan traumatizado que no habló en absoluto durante los primeros tres años. Cuando comenzó a hablar, tuvo dificultades para hacerlo.

El niño también vive con el miedo de perder a su mamá. Todas las noches antes de acostarse, Apo le dice a su madre: "Buenas noches, te quiero mucho, pero no me dejes. Mañana por la mañana me despertaré y tú también te despertarás conmigo y me besarás.

"Porque perdió a su padre", dice Jina, "también tiene miedo de perderme a mí".

 "Conocer a Cristo"

Afortunadamente, Apo vive en un área donde Puertas Abiertas se ha asociado con iglesias locales para abrir varios Centros de Esperanza que ahora existen en Siria e Irak. Él y su madre acuden regularmente al Centro Buen Pastor de la Iglesia Alianza, que distribuye paquetes de alimentos a las familias más necesitadas. La familia de Apo es una de esas.

Además de la comida, la iglesia está prácticamente apoyando a la familia al proporcionar galones de gasóleo, ayuda que es como un salvavidas para la familia.

"La vida sin esa ayuda seria aún más difícil", explica Jina. "Si no me ayudara la iglesia, yo sufriría mucho".

Los diversos ministerios y actividades del Centro también están ayudando a Jina y Apo a encontrar esperanza y paz a través de las actividades de los niños en la iglesia los viernes por la noche y en la escuela dominical.

"Apo a menudo me pregunta: ‘¿Cuándo será el viernes?’ ", Dice Jina. "Cuando le pregunto por qué, dice: ’para aprender más de Jesús’”. Él ama, ama, ama estar allí. Le encanta cantar con los gestos. Cuando llega a casa, le pregunto qué aprendió y me cuenta el versículo que aprendieron de la Biblia".

Descubre: cómo apoyar a un Centro de Esperanza en nesta Navidad

Sonriendo, Jina dice que ve a Rober en las palabras y acciones de su hijo. "Veo mucho, mucho de Rober en Apo. Él es muy inteligente. Lo veo en cómo me está cuidando. Él dice: "Mamá, eres tan compasiva conmigo, te quiero mucho, no me dejes". Y cuando me enfermo, me cuida muy bien ".

Debido a la provisión y participación de la iglesia en sus vidas, Apo y su madre están creciendo en su fe. En medio de inimaginable dolor e incertidumbre, siguen confiando en Jesús. Ilustran bien la realidad de Miqueas 6: 8, mostrándonos cómo se ve "actuar con justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con Dios".

"Todos me preguntan cómo me las arreglo para cuidar a mi hijo sola", dice Jina. “Mi fe en Dios es muy grande. En la mañana cuando me levanto, oro a Jesús. Le agradezco que me esté dando un nuevo y hermoso día y luego le digo: "Señor, que se haga tu voluntad, solo te pido que devuelvas a mi esposo sano y salvo".

A menudo, Apo le pregunta a su madre qué está leyendo en su Biblia y luego le pide que también se lo lea. “Intento explicárselo por lo que entiendo. Quiero criar a mi hijo con rectitud, que sepa lo que hay en la Biblia y que crezca como un cristiano que ama a Jesús ".


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+56) 11 99629 9010
(+56) 9 8830 5225

Instagram

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA