"Encontramos nuestra casa saqueada"

Cristiana relata los retos de vivir de forma intencional en Irak

Puertas Abiertas • 2 ago. 2023


Tras dos años desplazada, Farah regresó a casa y lo encontró todo destruido

Tras dos años desplazada, Farah regresó a casa y lo encontró todo destruido

Millones de vidas han sido cobradas en las guerras de Siria e Irak, dejando a ambos países en ruinas. Lo más racional sería abandonarlo todo y buscar refugio en países donde haya paz y seguridad.

Sin embargo, muchos no podían permitirse abandonar el territorio y otros cristianos optaron por quedarse y ser usados por Dios en la reconstrucción de los países.

Farah y su esposos Janan son algunos de los que han dicho "sí" al Señor y están dispuestos a representar a Jesús en la llanura de Nínive, en Irak. La comunidad en la que viven ha existido desde el siglo XII y fue el hogar de 1,5 millones de personas - ahora tiene 250.000 habitantes y está en ruinas. Muchos han encontrado refugio en otros países de Oriente Medio, Europa, Norteamérica y Oceanía.

Fe para empezar de nuevo

En 2014, Farah, su esposo y un hijo pequeño tuvieron que huir a Erbil porque el grupo Estado Islámico (EI) había invadido la región. Dejaron atrás una casa y un salón de belleza que pertenecía a la cristiana, pensando que volverían en dos días y retomarían sus vidas, pero el viaje de vuelta se produjo apenas tres años después, en 2017. "Hubo muchos disparos y bombardeos. Tenía mucho miedo cuando nos fuimos y sentimientos encontrados. Teníamos que irnos, pero no sabíamos adónde ir", recuerda la seguidora de Jesús.


Las paredes de la iglesia a la que asiste Farah llevan las marcas de los disparos de los extremistas islámicos

Las carreteras y el puesto de control estaban llenos de coches, y la principal preocupación de Farah era el futuro de su hijo Gaith, que entonces tenía dos años: "No teníamos nada, sólo me llevé algunas cosas necesarias para mi hijo".

Cuando llegaron a Erbil, el cuñado de Farah acogió a los desplazados en una casa que había alquilado con compañeros de trabajo. Cada uno de ellos recibió a los miembros de su familia que habían huido de los conflictos y 75 personas se instalaron en la casa. "Fue una situación muy difícil. Algunos dormíamos en nuestros coches porque no había espacio para todos", cuenta.

Al cabo de dos meses, la familia cristiana alquiló una casa para vivir con sus suegros y tres cuñados, con sus esposas e hijos. "Allí lo pasamos mal. La mano de obra escaseaba y los salarios eran muy bajos. Los dos teníamos que trabajar porque teníamos que pagar el alquiler y vivir", explica.

En aquel momento, Farah casi perdió la esperanza de volver a su tierra natal. Pero en octubre de 2016, el ejército iraquí y sus aliados retomaron el pueblo tras dos años de dominio del ISIS que dejaron casas, una iglesia y otros edificios destruidos.

El cumplimiento de la promesa

A principios de 2017, Farah y su familia lograron regresar a su pueblo y lo encontraron todo destruido: "Encontramos nuestra casa saqueada, no quedaba casi nada, todo estaba destruido. Aparte de estar en un estado lamentable, había muchos destrozos. Las ventanas estaban rotas e incluso las paredes derrumbadas".


Con el apoyo de cristianos de todo el mundo, Farah mantiene a su familia trabajando en su salón de belleza.

Sin embargo, nada pudo cambiar la determinación de Farah y Janan de regresar y reconstruir el pueblo que tanto aman. Gracias al apoyo de los socios de Puertas Abiertas, la casa de su familia fue una de las 2.229 reconstruidas.

Además, Farah también recibió ayuda para reconstruir la peluquería, de la que vive parte de la familia y da empleo a otras dos mujeres. "Las palabras de agradecimiento se quedan cortas. Nos ayudaron y nos apoyaron, su respaldo fue reconfortante. Me ha permitido volver a poner en marcha mi negocio y recuperarme", concluye la cristiana.

Apoyo para cristianos

Sólo es posible seguir representando a la Iglesia de Jesús en Irak si las familias cristianas tienen ingresos para sobrevivir. Haz una donación y permite a nuestros hermanos y hermanas en la fe abrir sus pequeños negocios.

QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo.

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos:
(+55) 11 99629-9010
(+56) 9 9968- 2161

© 2022 Todos los derechos reservados

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA