Dios parece ser más visible cuando las cosas están peores

Una nueva lección que aprendemos de parte de los cristianos perseguidos

| 21/09/2019 - 08:30

World Trade Center en Nueva York, donde estaban las Torres Gemelas, destruidas en el 2001. (foto: Alex Houmadi)

World Trade Center en Nueva York, donde estaban las Torres Gemelas, destruidas en el 2001. (foto: Alex Houmadi)


Desde los ataques del World Trade Center del 11 de septiembre, la prensa ha entrevistado a muchas de las personas que sobrevivieron. Un hombre, Steve Gill, perdió a su padre por un ataque cardíaco cuando era niño, sobrevivió a la explosión de una bomba del IRA en Gran Bretaña, como  también sobrevivió a los violentos terremotos de San Francisco. Gill era vicepresidente ejecutivo del Standard Chartered Bank y acababa de dejar su oficina en el World Trade Center para una reunión de desayuno cuando tuvo que esquivarse de los fragmentos de vidrio que caían de la Torre Norte después de que el avión la golpeó. Huyó de la escena con éxito en un ferry con destino a Staten Island.

Como cristiano, a Gill se le ha preguntado repetidamente por qué Dios lo salvó, pero no a miles de madres inocentes, padres, esposos, esposas, hermanos, hermanas. A lo que Gill no tiene respuesta definitiva. Pero al reflexionar sobre las lecciones aprendidas, dice: "Vi que Dios es a menudo más visible cuando las cosas son más horribles, ya sea Cristo en la Cruz o el World Trade Center atacando la muerte de tres mil personas ... No sé por qué suceden cosas malas. Pero veo que Dios está más presente cuando las cosas están peor”.

Hay varios ejemplos bíblicos. Quizás la situación de José se destaca más. Debilitado en una cárcel por acusaciones injustas, incluso es olvidado por aquellos a quienes había apoyado. En su punto más bajo, es llevado al faraón para interpretar un sueño y se convierte en el segundo al mando de la nación. Finalmente, salva a su pueblo y a la nación egipcia del hambre.

El testimonio de la iglesia perseguida

La iglesia perseguida también testifica que Dios está más presente en los peores momentos. El pastor Wang Ming Dao pasó más de 23 años en prisión en China por su fe. En su liberación por 80 años de edad, dijo sobre su encarcelamiento: "¡Esa fue mi luna de miel con Jesús!"

El pastor Medhi Dibaj (un ex musulmán), pasó siete años en una prisión iraní con los últimos años aislado en una celda pequeña y estrecha. En su liberación dijo: "Los últimos años han sido los años más dulces que he pasado con Jesús".

Liviu Georgescu era adolescente cuando su padre Costel, distribuía Biblias en Rumania durante el régimen comunista. Puertas Abiertas le preguntó qué pensaba del momento en que su padre estaba en prisión por su fe:

“Fue un muy buen momento”, dijo Liviu. “Porque entonces tuvimos más tiempo y oportunidades para dar Biblias a las personas y hablar sobre la fe. Ahora hay más libertad, pero tenemos que trabajar más duro y dedicar más horas para sobrevivir. Esto significa que tenemos poco tiempo o energía para la fe. También hay menos interés ".

Dios parece ser más visible cuando las cosas están peores.

*Este artículo es parte de la serie devocional diaria de Puertas Abiertas, Permaneciendo Firmes en la Tormenta.

Conoce más testimonios
Lee historias de cristianos perseguidos en nuestra página 
Las historias de los cristianos perseguidos también están disponibles en videos


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+56) 11 99629 9010
(+56) 9 8830 5225

Instagram

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA