¿Cómo es la persecución de mujeres y niñas cristianas?

En el Día Internacional de la Mujer, comprende cómo las mujeres seguidoras de Cristo son perseguidas por su fe y su género

| 08/03/2021 - 07:00

En todo el mundo, las mujeres y niñas cristianas se enfrentan a una doble vulnerabilidad: por ser mujeres y por ser cristianas.

En todo el mundo, las mujeres y niñas cristianas se enfrentan a una doble vulnerabilidad: por ser mujeres y por ser cristianas.


En los últimos años hemos visto la creciente persecución de mujeres y niñas cristianas en todo el mundo. Los casos de violencia, secuestro y agresiones a las seguidoras de Cristo demuestran que la cuestión de género tiene que ver con la persecución y la intolerancia religiosa. Los perseguidores tienen como objetivo a las personas más vulnerables. Esto hace que millones de mujeres y niñas cristianas a menudo ya desfavorecidas en la sociedad por el simple hecho de ser mujeres sean doblemente vulnerables a la persecución. A menudo, sin marcos legales de protección, pueden ser "blancos fáciles" para los perseguidores.

Los hombres y niños cristianos no están exentos de persecución. Son más propensos a sufrir formas "visibles" de persecución, como ser agredidos públicamente, asesinados, despedidos del trabajo o encarcelados por los gobiernos. Las mujeres, en cambio, tienen más probabilidades de sufrir persecuciones "ocultas", como el matrimonio forzado, la violencia sexual y el encarcelamiento doméstico. Estos acontecimientos son menos probables para los hombres en las sociedades predominantemente patriarcales. El sufrimiento de las mujeres y niñas cristianas por amar a Jesús es a menudo invisible e ignorado por el mundo que las rodea. 

Las mujeres y niñas cristianas también se enfrentan a una gama más amplia y compleja de presiones. Por ello, Puertas Abiertas trabaja para que las mujeres seguidoras de Jesús de todo el mundo puedan difundir su fe sin que se violen sus derechos.

Cristianas valientes

Leah Sharibu, una joven cristiana de Nigeria, fue una de las 109 niñas de Chibok la mayoría cristianas, capturadas por el grupo militante islamista Boko Haram en 2018. Estos militantes se oponen a la educación "occidental" de las niñas, por lo que ser mujer hacía a Leah más vulnerable. Pero ser cristiana la hacía doblemente vulnerable. La joven de 15 años fue la única que no fue liberada por el grupo terrorista tras negarse a denunciar su fe cristiana y convertirse al Islam. Tres años después, con casi 18 años, Leah continúa siendo la única en cautiverio. Leah es un ejemplo de fe, valor y compromiso con Cristo.

Leah Sharibu sigue desaparecida tras tres años de secuestro, su familia no pierde la esperanza de encontrarla.

Jóvenes cristianas también han sido objeto de ataques para infligir daños a los hombres cristianos. Cuando Boutros, evangelista en el sudeste asiático, se negó a dejar de compartir su fe entre la comunidad local, su hija Lucina, de 19 años, fue secuestrada, golpeada y obligada a casarse: "Los líderes religiosos locales intentaron muchas veces hacerme volver a mi religión de nacimiento, pero siempre dije que no. Me atacaron, amenazaron con matarme. Se burlaban de mí, me despreciaban a mí y a mi familia, pero no me importaba. Lo he soportado todo. ¡Pero se vengaron de mí ejerciendo violencia sexual sobre mi hija! ¿Qué puedo hacer? No puedo hacer nada", dice el cristiano.

Pocos días después de que Lucina fuera secuestrada, el país entró en bloqueo debido al COVID-19, lo que hizo casi imposible recuperarla. Cuando la encontraron tres meses después, estaba traumatizada, desnutrida y embarazada.

Mujeres y niñas como Lucina son utilizadas como peones para derribar a comunidades cristianas enteras. Como portadoras de hijos, son usadas, secuestradas y traficadas para impedir el crecimiento de la población cristiana. En Burkina Faso, los líderes musulmanes animan a los jóvenes musulmanes a casarse con las hijas de los líderes cristianos y de los miembros de la iglesia y convertirlas al Islam, reconociendo que es una de las tácticas de conversión permanente y generacional de las que disponen. 

¿Cómo ayuda Puertas Abiertas a las cristianas perseguidas?

Es posible que las comunidades no puedan detener todas las formas de represión, pero pueden aprender a reconocer las estrategias utilizadas contra ellas una y otra vez. A través del programa de restauración, Puertas Abiertas forma y equipa a los líderes cristianos para que tomen medidas para proteger a las congregaciones y crear resiliencia.

Esto incluye desafiar el estigma dentro de las comunidades cristianas en torno al desempleo y la violencia sexual, que a menudo impide a las víctimas sanar y reintegrarse en la sociedad. Los hombres que han perdido sus medios de vida a causa de su fe se han enfrentado a la exclusión y la vergüenza. En algunos casos, las familias y las comunidades consideran que las niñas cristianas que han sufrido abusos están "contaminadas", y los hijos que puedan tener como consecuencia son un miembro no deseado. 

Al ser más vulnerables en la sociedad, las mujeres y niñas cristianas son más propensas a la persecución.

La persecución religiosa por motivos de género es más eficaz cuando la comunidad cristiana está de acuerdo con los perseguidores y expone la vulnerabilidad de hombres y mujeres. Si un cristiano es rechazado o tratado como si no tuviera futuro en la comunidad, entonces el perseguidor ha conseguido llegar a él. El programa de restauración de Puertas Abiertas recuerda a los cristianos el fundamento bíblico de la identidad humana y el ejemplo de Jesús para que tengan el valor de responder a la persecución con amor y solidaridad dentro de la familia y la comunidad. Además, desarrollamos programas de apoyo a las víctimas de la persecución violenta.

En el caso de Lucina, su padre tuvo conocimiento para responder al secuestro de su hija. Descubrió que había mucho que podía hacer. Boutros colaboró con la policía, frente a la oposición, tanto para recuperarla como para presentar cargos contra el hombre que la mantuvo prisionera y abusó sexualmente de ella. Boutros dio entonces a la hija y al nieto de ese falso matrimonio un lugar y un futuro dentro de su casa. Asumió cualquier vergüenza dirigida a ella, declarándola inocente. Probablemente no hay mejor manera de ayudar a su hija a superar su trauma.


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+56) 11 99629 9010
(+56) 9 8830 5225

Instagram

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA