Cambiando el futuro de una nueva generación de refugiados sirios

Cómo la labor del pastor Jihad en el Líbano ha proporcionado educación a los niños de familias que huyeron de la guerra durante años

| 20/06/2021 - 07:00

Actualmente, cerca de 700 niños refugiados sirios reciben educación en un proyecto ofrecido por la iglesia del pastor Jihad en el Líbano.

Actualmente, cerca de 700 niños refugiados sirios reciben educación en un proyecto ofrecido por la iglesia del pastor Jihad en el Líbano.


Hoy, 20 de junio, es el Día Mundial del Refugiado. Como explicamos en el artículo de ayer, los refugiados son aquellos que se encuentran fuera de su país de origen por temor a la persecución relacionada con un conflicto armado, cuestiones de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social u opinión política, así como por la violación grave y generalizada de los derechos humanos. Un claro ejemplo de ello son los cristianos que han abandonado Siria por el Líbano en los últimos diez años a causa de la guerra.

Uno de los socios de Puertas Abiertas en el Líbano es la iglesia True Vine. Ha construido dos centros comunitarios con escuelas cerca de los campamentos informales, como se denominan oficialmente en el país. Todos los refugiados del campo visitado proceden de la ciudad de Idlib (Siria). "Nuestras casas están destruidas, al fin y al cabo la ciudad está en primera línea", dice una mujer que vive allí desde hace cinco años.

Cómo empezó todo

El pastor Jihad coordina los proyectos ofrecidos a los refugiados que huyeron de su país debido a la guerra de diez años en Siria.

Jihad, de 53 años, es pastor de la iglesia True Vine y explica cómo empezó todo. En 2012, iniciaron la construcción de su propio edificio. La guerra en Siria acababa de empezar y, a medida que los combates se extendían al país vecino, los refugiados sirios empezaban a llenar el Líbano. Con la frontera a sólo 15 minutos en automóvil, el valle libanés de la Bekaa ha acogido alrededor de 700.000 refugiados.

Con poco más de 50 miembros en ese momento, los miembros del personal de la iglesia se sintieron conmovidos por la situación de los refugiados. "Así que oramos. Unos días después, recibimos la primera donación y empezamos a ayudar a 100 familias. El número aumentó a casi cinco mil. Siempre hemos querido ayudar a la gente de forma física y espiritual", explica el pastor.

Al ver a Jihad interactuar con los sirios, es casi imposible imaginar que esto fuera completamente diferente en el pasado. "Nos enseñaron que los sirios eran nuestros enemigos. Así que crecí con odio hacia ellos y hacia la gente de otra religión. Pero entonces, Dios cambió de opinión". Al principio, el vecindario se opuso al trabajo de la iglesia con los refugiados. "Nos criticaron duramente por ayudar a los sirios. La comunidad se volvió contra nosotros. Pero dijimos o invertimos en ellos o lo hará el Estado Islámico". Así que la iglesia comenzó a ayudarles con alimentos y otros artículos de primera necesidad. Además, observaron las necesidades de los niños sirios.

Educación para niños refugiados

Las escuelas libanesas no consiguieron satisfacer la demanda del número de niños refugiados, lo que hizo necesario proyectos como el del Pastor Jihad.

"Aunque las escuelas libanesas empezaron a tener periodos extra para ofrecer educación a los niños refugiados sirios, eran demasiados. Muchos se quedaron sin educación", dijo el pastor. Para ello, la iglesia puso en marcha una escuela informal en el sótano de su edificio que luego trasladaron a centros comunitarios en dos campamentos, con varias aulas en cada uno.

"Empezamos con unos 130 niños en las aulas de nuestra iglesia. Ahora tenemos cerca de 700 niños. Cuando salen de nuestras escuelas, al llegar a quinto grado, hablan inglés con fluidez. Dondequiera que vayan en el mundo, pueden entrar fácilmente en una escuela", explica el pastor.

Según Jihad, los niños refugiados que no van a la escuela son vulnerables a convertirse en extremistas o a caer en todo tipo de adicciones. "Me rompe el corazón saber que todavía hay miles de niños que no van a la escuela. Trabajamos duro día y noche para ayudarles. Además, también tenemos clases de alfabetización y organizamos campamentos con actividades deportivas e historias bíblicas".

Además, el pastor explica cómo la asistencia a la escuela marca la diferencia. "En sólo un mes, los niños están prácticamente irreconocibles. Varios padres afirman que hacemos que sus hijos olviden la guerra. Muchos niños vieron cómo mataban a gente, otros perdieron a toda su familia, algunos perdieron a sus padres y otros parientes. Cuando llegan están traumatizados. Tenemos psicólogos y hay clases para niños con necesidades especiales. Trabajamos con cada niño individualmente, ayudándole a salir de su difícil situación.

Las escuelas también incluyen un tiempo de culto diario para todos los niños. Los padres, que en su mayoría no son cristianos, lo saben. "Todos los días cantan canciones y escuchan cuentos. Es maravilloso mirarles y ver lo felices que son".

El impacto es grande, pero la necesidad continúa

Uno de los miembros del personal de la iglesia del pastor Jihad organiza cajas de suministros para los refugiados sirios.

Y eso es sólo un campamento, con cientos de refugiados. Hay miles de ellos en el Líbano. "Cuando empezamos hace ocho años, nunca esperamos que las obras duraran tanto. La guerra cumplió diez años y la mayoría de los refugiados siguen aquí en el Líbano. Y siguen llegando nuevos refugiados. La crisis siria sigue ahí y la mayoría de ellos no puede volver a casa. Estamos abrumados y hemos aprendido que no podemos salvar al mundo entero. Pero marcamos una gran diferencia en la vida de las personas y las familias, miles de ellas. Somos fieles con los recursos y los límites que Dios nos da".

El pastor concluye hablando de su visión del futuro. "Desde que empezamos, nuestra visión y oración es recuperar Oriente Medio para Cristo. Dios ya nos ha utilizado en la vida de cientos y miles de personas. Queremos preparar a los líderes para que sirvan al Señor cuando regresen a su país".
Además de la labor del pastor Jihad, Puertas Abiertas apoya muchos otros proyectos para los refugiados cristianos. Uno de ellos es para los cristianos norcoreanos que han huido de su país y están refugiados en China. Al hacer una donación, permites que un cristiano reciba alimentos, ropa y medicinas. ¡Marca la diferencia y dona!


QUIÉNES SOMOS

Puertas Abiertas es una organización internacional que actúa en más de 60 países donde existe algún tipo de amenaza a la vida de los cristianos y/o a su libertad de creer y rendir culto a Jesucristo

DONACIONES EN CHILE

Banco Estado | Nº 3477 1228 854
Misión Puertas Abiertas
RUT 65184324-3
Cuenta vista o Chequera Electrónica

CASILLA POSTAL

Sucursal Tajamar
Casilla N° 261
Av. Providencia, 1466
Santiago - Chile
Teléfonos: (+56) 11 99629 9010
(+56) 9 8830 5225

Instagram

HOME
LISTA MUNDIAL
DONA